Molino de la Rabia. Ejemplo de molino harinero en el Matachel, La Zarza.

En la tarde de ayer pudimos conocer un nuevo ejemplo de molino harinero de la mano de nuestro compañero y amigo Fabián Lavado, gran conocedor del término municipal de La Zarza y de su Historia, por lo que disfrutamos de una buena tarde de senderismo arqueológico. El ejemplo del que os hablamos es el Molino de la Rabia, precioso ejemplar de los molinos de corriente que pueblan las orillas del Guadiana y sus afluentes.

Vistas del exterior del molino, entrada y la pesquera.

El nombre del molino es sugerente, épico diríamos nosotros, si lo hubiera bautizado Tolkein o RR Harris nos lo creeríamos. Y compruebas el porqué del nombre en el interior del edificio, en donde truena el agua al pasar las compuertas y los saetines del molino. Estuvo dotado de cinco pares de muelas, de las que conserva cuatro en su lugar original y otras reutilizadas a modo de pavimento. Está realizado en mampostería enfoscada  combinada con ladrillos en los arcos. La cubierta es a dos aguas con bóveda de cañón en el interior, realizada en ladrillo y también enfoscada. La longitud de la nave, es el molino de mayor tamaño de los que hemos visitado, hace necesaria la presencia de arcos fajones que refuercen la bóveda de cañon, realizados tambien en ladrillos.

Interior del molino. En la esquina inferior izquierda imagen tomadad desde la “estancia del molinero”.

Un elemento novedoso con respecto a la serie de molinos que os hemos presentado, es la existencia de una pequeña estancia, justo encima del cárcavo de la tercera pareja de muelas, dotada de una chimenea. También está abovedada y cuenta con respiradero. El efecto del sonido del agua que corre bajo tus pies es brutal en esta sala. La interpretación de la sala debe ir en relación con la ocupación que de la misma debería hacer el molinero en época de faena.

En el exterior destaca la presencia de una larga pesquera, cuya longitud se intuye al estar cubierta por una densa zarza, aunque es posible apreciar que se apropiaba de gran parte del caudal de agua que corría por el cauce del Matachel en este punto. Destaca también la posición del molino. Éste, como la mayoría de los ejemplos que conocemos en el entorno se sitúa presentando el lado largo del rectángulo de su planta, en perpendicular al sentido del río. la disposición de este molino le da un giro a este planteamiento, situándose un tanto en diagonal al sentido del rio. Tal vez sea la causa de la furia del agua al pasar por sus cárcavos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Además pudimos conocer los restos de un puente de comienzos del siglo XIX, el puente de Siete Vadillos, en la actualidad derrumbado, pero cuyo estado actual nos dio para cabilar largo y tendido. Sin duda habrá que tenerlo en cuanta para futuras rutas de nuestro senderismo arqueológico.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Restos del puente de Siete Vadillos.

Muchas gracias por vuestra atención y saludo. Nos vemos caminando.

Esta entrada fue publicada en EMERITA EXPEDITIONES y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s