Marcha Cuartelera III: ¡Qué poco aprecian ustedes su vida! Mérida-Calamonte-Antenas Arroyo de san Serván-Bodegas Santa Marina-Don Tello-Camino Natural del Guadiana-Mérida (21.1.2017)

La Marcha Cuartelera III ha llegado hasta los 55 km. Partimos de Mérida con el objetivo de subir hasta las antenas de la Sierra de arroyo de San Serván, hito obligado para todos los practicantes del senderismo, mountain bike y ultra trail.

Perfil y ruta de la Marcha Cuartelera III

Hasta ahí, la ruta es sencilla, transcurre por pistas de servicio para los cultivos y criaderos de la zona, hasta conectar con la carretera Arroyo- Calamonte y de ahí a la pista de subida. Hay que reseñar las fabulosas vistas que ofrece la subida y luego la cima de la sierra, dominando gran parte de las Vegas Bajas del Guadiana.

Muestra de las fabulosas vistas que ofrece la sierra.

Restos de la Ermita de San Serván y San Germán.

Otro vértice geodésico emeritense que cae.

Pero a nosotros no nos gusta lo fácil, así que decidimos volver a Mérida dando un pequeño rodeo. Bajamos la sierra por la vertiente de Calamonte, siendo esta, como averiguamos después, coto privado de caza.

Vista de la cima y del valle por el que regresamos.

Ya en el llano, parapetado tras una tela de camuflaje escuchamos una voz:

-Señores, que esto es un coto privado de caza.

-Ah, no lo sabíamos (porqué no está señalizado)

¡Qué poco aprecian ustedes su vida! ¿Y si hubiera disparado ahora hacia allá?

Los siguientes dos kilómetros fueron los más rápidos de los 55. Que miedo y que pena que el campo este tomado por estos señores, sobre todo en días como el de hoy, en el que nos levantamos con el asesinato de dos guardias rurales, sólo por pedir los papeles a un señor armado que va por el campo!!!

cazador.png

Recorte de la noticia comentada.

Tras atravesar el coto privado de caza llegamos a las traseras de las Bodegas Santa Marina, salvamos la A-66 por un puente destinado al uso agrícola y tomamos el camino en dirección a don Tello. En esta zona el camino atraviesa una bonita dehesa y es cómodo ya que va descendiendo suavemente en busca del río Guadiana. Tuvimos la compañía de un par de perrillos durante un momento y la suerte de que la jornada de caza acababa.

El camino nos llevó hasta un extenso olivar y después hasta un prado donde había uno de los animales más bonitos de contemplar en su hábitat, el toro. Según nos dijo un señor eran de la ganadería Jandilla. Aporto el dato para los entendidos en toros, yo no lo soy.

Imágenes de los toros y de unos caballos que también tenían un porte magnífico.

En la orilla del río, el camino natural del Guadiana es favorable, aunque el kilometraje que arrastran nuestras piernas ya es grande. En una fábrica abandonada que se sitúa junto a el camino existe una extensa colonia de cigüeñas, que nidifican aprovechando los pilares de la fábrica.

Camino natural del Guadiana y la colonia de cigüeñas.

Llegamos a Mérida con la satisfacción de haber cumplido un nuevo paso en nuestro camino hacia las LXVII Millas Romanas de Mérida.

Un saludo y nos vemos caminando.

Esta entrada fue publicada en Marchas cuarteleras, Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s